Semana 6 - Irlanda, Reino Unido: Escocia, Gales, Inglaterra, Irlanda del Norte

3 febrero - 31 diciembre 1969

INTERCESIONES

Damos gracias por:

  • El testimonio de santos y misioneros que proclamaron el evangelio fielmente en estas y otras tierras.

  • Las iniciativas ecuménicas para mantener en unidad a los cristianos.

  • El trabajo por la paz y la justicia en el que cristianos se unen a otros para imaginar un mundo mejor.

  • Los centros de renovación cristiana.

  • Tartanes, gaitas y coros de niños cantando en las catedrales antiguas.

  • Poesía y canciones.

Oramos por:

  • Los inmigrantes y personas que procuran asilo en la búsqueda de una vida mejor en estos países.

  • La reconciliación y fin de la enemistad entre los pueblos.

  • Fuerza para quienes combaten el racismo.

  • Las iglesias que tratan de ser fieles a Cristo en medio de la secularización y el cambio.

  • Aquellos que se sienten dejados de lado: los sin techo y los desempleados, quienes cuentan con una educación inadecuada o encuentran sus conocimientos prácticos desactualizados, y quienes son pacientes crónicos en hospitales neuropsiquiátricos.

  • Aquellos cuyas industrias han sido desvastadas: los mineros del carbón y trabajadores de pizarra que saben del cierre de minas y canteras, que padecen enfisema y neumoconiosis, los granjeros y trabajadores de la tierra que han perdido sus medios de subsistencia y han visto cambiar sus comunidades radicalmente, los obreros que perdieron su trabajo en la fábrica, los jóvenes que no pueden encontrar trabajo, y los mayores cuyo sustento depende de los hogares de ancianos.

 

ORACIÓN

Señor, tú creaste el mundo y todo que en él hay,

creaste el género humano como un solo pueblo

y nos diste la tierra para que la poseamos.

Derriba los muros que nos dividen y únenos como un sólo cuerpo.

 

Señor, nos hemos dividido en nuestro pensamiento,

en nuestro discurso y en nuestras acciones;

nos hemos clasificado y encarcelado unos a otros;

nos hemos cercado unos a los otros mediante el odio y el prejuicio.

Derriba los muros que nos dividen y únenos como un sólo cuerpo.

 

Señor, tu quieres que seamos un solo pueblo,

gobernados por la paz, festejando en libertad y libres de toda injusticia.

Realmente humanos, hombres y mujeres,

responsables y sensibles

en la vida que llevamos,

el amor que compartimos

y las relaciones que creamos.

Derriba los muros que nos dividen y únenos como un sólo cuerpo.

 

Señor, que necesitemos siempre nuevas formas de comprender la verdad,

conciencia sobre tu voluntad para con la humanidad,

coraje para hacer lo correcto aún cuando no esté permitido,

persistencia para socavar las estructuras injustas hasta que se conviertan en polvo,

gracia para ejercer el ministerio de la reconciliación.

Derriba los muros que nos dividen y únenos como un sólo cuerpo.

 

Señor danos las lenguas de tu Espíritu

Para que podamos arder de compasión por todos

los hambrientos de libertad y dignidad humana;

para que podamos ser hacedores de la palabra, y así hablar con credibilidad

acerca de las cosas que haz hecho.

 

Señor, guíanos por los caminos que aún no hemos discernido y prepáranos para el servicio de la reconciliación y liberación en tu mundo.