Delegación ecuménica presenta declaración sobre economía mundial en Bolivia

17.01.13

De izquierda a derecha: Ana María Guzmán, Humberto Martin Shikiya, Obispo Javier Rojas Terán, Juan Ramón Quintana, Walter Altmann, Caterina Bain y Marcelo Schneider. © Maya Nemtala/ Ministerio de la Presidencia en Bolivia

Una delegación ecuménica ha presentado una declaración sobre los principios éticos para un nuevo sistema económico mundial ante un grupo de funcionarios gubernamentales bolivianos en La Paz.  La declaración fue recibida por el ministro de la Presidencia boliviano Juan Ramón Quintana en el Palacio del Gobierno el 9 de enero.  

 

A la cabeza de la delegación estaba el Rev. Dr. Walter Altmann, pastor brasileño y moderador del Comité Central del Consejo Mundial de Iglesias (CMI).

 

«Compartimos el compromiso con el trabajo por el futuro de la humanidad», declaró el ministro Quintana al recibir el documento titulado "Declaración de São Paulo: Transformación Financiera Internacional para la Economía de la Vida ". «Tenemos que diseñar un programa de cooperación común», agregó. 

 

La declaración fue redactada conjuntamente por los participantes de la conferencia de 2012 organizada en Guarulhos (Brasil) por el CMI, la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas y el Consejo para la Misión.

 

Al dirigirse a los delegados, el ministro Quintana subrayó la importancia de trabajar en colaboración con los diferentes actores mundiales.  «El trabajo de las iglesias puede ser muy eficaz para compartir y divulgar ideas que abogan por el bienestar de todas las personas.  Trabajamos para defender y promover la dignidad de las personas, que es también uno de los mandatos de las iglesias», afirmó el ministro. 

 

Como país que lucha por mejorar su economía, la participación de Bolivia en el debate sobre el desarrollo, especialmente el que se ha iniciado en las Naciones Unidas, es fundamental.  El país está dirigido actualmente por Evo Morales, su primer presidente indígena, que está tratando de introducir un equilibrio entre las estructuras del poder a través de un proceso de distribución equitativa de los recursos naturales. 

 

La delegación también se reunió con el embajador Fernando Huanacuni, viceministro de asuntos interreligiosos en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia.  Durante este encuentro,  el embajador expresó su reconocimiento por la declaración. 

 

«Este documento puede ser una pieza importante en el diálogo futuro entre los diferentes sectores de nuestra sociedad», declaró.  Fernando Huanacuni también recibió una copia de la propuesta ecuménica regional para el establecimiento de una agencia de cooperación bajo los auspicios de la Unión de Naciones Suramericanas. 


El papel del gobierno en la promoción de una economía de vida

 

Humberto Martin Shikiya, que es uno de los redactores de esta propuesta, afirmó que «el gobierno boliviano puede tener un papel decisivo en el debate sobre el concepto de desarrollo que está teniendo lugar entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Unión Europea». 

 

Humberto Martin Shikiya, que también formaba parte de la delegación, es además el director ejecutivo del Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio (CREAS), organización miembro de ACT Alianza. 

 

«En el movimiento ecuménico abogamos por un entendimiento más amplio del concepto de desarrollo, inspirado en el concepto del bienestar», prosiguió Humberto Martin Shikiya.  «El concepto andino de Sumak Kawsay es más amplio que la idea de base actual del desarrollo».

 

Este comentario hacía referencia a la expresión Sumak Kawsay que, en la lengua indígena Quichua,  significa "buena vida".  

 

El moderador del Comité Central, Walter Altmann, compartió sus ideas sobre posibles caminos para la cooperación entre las iglesias y los gobiernos.  «La mayoría de los líderes actuales de América Latina han participado alguna vez en iniciativas promovidas por la sociedad civil», declaró el moderador.  Especificó que estas iniciativas incluyen el Foro Social Mundial y  la Cumbre de los Pueblos, que son espacios en los que participa el movimiento ecuménico junto con otros movimientos de la sociedad civil. 

 

Al explicarle al embajador el marco de trabajo del movimiento ecuménico, el moderador mencionó la labor del CMI y ACT Alianza. «La cooperación entre estas dos organizaciones es un ejemplo concreto de la sinergia entre la espiritualidad y la acción», afirmó. 

 

En la reunión se discutieron asuntos relativos a los derechos humanos y el medio ambiente.  El moderador también habló de la labor de la Red Ecuménica del Agua. 

 

La delegación incluía al Obispo Javier Rojas Terán de la Iglesia Evangélica Metodista de Bolivia (IEMB); Caterina Bain, directora adjunta de CREAS; Ana María Guzmán, responsable de relaciones públicas en la IEMB, y el Dr. Marcelo Schneider, corresponsal de Comunicación del CMI para América Latina.

 

La serie de reuniones que tuvo lugar en Bolivia es parte de una iniciativa ecuménica de promoción de derechos; un seguimiento del proceso que llevó al desarrollo de «La Declaración de São Paulo».

 

En octubre de 2012, la cancillería argentina recibió otra declaración realizada por una delegación ecuménica formada por representantes del CMI, del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI), de la Alianza de Iglesias Presbiterianas y Reformadas en América Latina (AIPRAL), de la Asociación Mundial para la Comunicación  Cristiana y de la Agencia  Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC). 

 

Véase también:

 

Una delegación ecuménica presenta una declaración sobre la economía mundial en Argentina(Comunicado de prensa del CMI del 2 de noviembre de 2012).

 

Leer el texto completo de la Declaración de São Paulo

 

Labor del CMI sobre Pobreza, Riqueza y Ecología

 

Iglesias miembros del CMI en América Latina


Pueden obtenerse imágenes de alta resolución en photos.oikoumene.org