El Comité Central debate declaración sobre unidad

4.09.12

Alice Fabian habla de la declaración sobre la unidad en la reunión del Comité Central.

El borrador de una declaración sobre la unidad cristiana, que se propondrá a la 10ª Asamblea del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) en 2013, fue presentado el 30 de agosto en la 60ª reunión del Comité Central del CMI.

 

El Comité Central es el principal órgano rector del CMI entre las asambleas y representa a las 349 iglesias miembros. Se reúne aproximadamente una vez cada dieciocho meses y actualmente está reunido en la Academia Ortodoxa de Creta en Kolympari, Grecia.

 

Según la declaración, la iglesia es “la antesala de la nueva creación” y está llamada a ser “la manifestación ante el mundo entero de la vida que Dios nos reserva a todos”. La iglesia es aclamada como un instrumento para “anunciar la buena nueva del Reino de Dios de justicia, paz y amor”.

 

Mary Tanner, Dama de la Orden del Imperio Británico, presidenta del CMI para Europa y moderadora del grupo de redacción de la declaración sobre la unidad, dijo: “Hemos llegado a comprender una cierta visión holística de la unidad y la necesidad de seguir con un programa integral, un programa en el que las distintas partes siempre se desafíen e iluminen entre sí y contribuyan a la gran visión bíblica de la unidad”.

 

Tanner observó que esto es “lo que hemos aprendido de los caminos recorridos en el movimiento ecuménico”, que se debe “recordar de nuevo en nuestra generación”.

 

Alice Fabian, de la Iglesia Congregacionalista Unida de África Austral, habló de la visión de la declaración desde su perspectiva como miembro del grupo de redacción. Explicó que el grupo trató de producir “un escrito interesante, bello y poético, que refleja la naturaleza de nuestro inspirador Dios Creador”.

 

Fabian continuó diciendo que el grupo quería que el documento “reiterara la valiosa labor teológica del pasado, reconociera las realidades actuales, y ofreciera esperanza y orientación hacia una unidad más visible”.

 

La declaración comienza con una reflexión sobre la experiencia, destacando la tensión entre la esperanza y la desesperación en el mundo, y una dinámica similar de celebración y duelo en las iglesias. Insta a que se afirme el don de la unidad de Dios y se dé una respuesta renovada al llamamiento a hacer esta unidad más visible en la iglesia y en toda la creación.

 

El Secretario General del CMI, Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, dijo que la declaración sobre la unidad contribuye de manera significativa al tema de la 10ª Asamblea del CMI que se celebrará próximamente en Busan, “Dios de vida, condúcenos a la justicia y la paz”.

 

“Estamos llamados a ponerla en práctica en la vida de las personas en el contexto en que vivimos, e incluso en cuanto se refiere a la salvaguarda de la unidad de la creación allí donde respetamos el equilibrio de la vida y las dimensiones y condiciones vitales más vulnerables”, dijo.

 

Además, al reflexionar sobre la relevancia de la declaración para la vida del CMI, Tveit afirmó: “Hace que sea todavía más urgente que sigamos esforzándonos por hacer visible la unidad de la iglesia y estar más unidos en la comprensión de nuestra fe y nuestra vocación, y que lo expresemos al ejercer el ministerio común y al compartir los sacramentos”.

 

La declaración será presentada en la 10ª Asamblea del CMI en Busan, República de Corea, el año que viene en otoño. La declaración se elaboró a petición de la reunión del Comité Central de 2011.

 

Más información sobre la reunión del Comité Central

 

Fotografías de alta resolución disponibles a través de photos.oikoumene.org