Reacciones ecuménicas latinoamericanas a la elección del nuevo Papa

15.03.13

El cardenal Jorge Bergoglio de Argentina, arzobispo de Buenos Aires, ha hecho historia al convertirse en el primer Papa de la Iglesia Católica Romana proveniente de América Latina, de la orden jesuita, y siendo el primero en adoptar el nombre de Francisco, inspirándose en San Francisco de Asís. Su elección ha suscitado diversas reacciones por parte de los dirigentes ecuménicos de América Latina.

 

Para el moderador del Comité Central del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), Rev. Dr. Walter Altmann, pastor luterano de Brasil, la elección del papa Francisco I representa “una transición en el cristianismo”.

 

“En las últimas décadas, en el cristianismo mundial ha habido un desplazamiento radical hacia el Sur. La elección de un Papa argentino, a pesar de que la mayoría de cardinales son del Norte, refleja esta nueva realidad”, dijo Altmann.

 

“Espero que su mandato se caracterice por un intenso y profundo diálogo ecuménico y por la cooperación”, añadió.

 

En Buenos Aires, el papa Francisco I dirigió en los años noventa una de las mayores diócesis, lo cual puso de manifiesto su preocupación por las cuestiones de justicia social.

 

La Rev. Romi Márcia Bencke, secretaria general del Consejo Nacional de Iglesias Cristianas de Brasil (CONIC), destacó la importancia de la historia cristiana de América Latina y sus conexiones con el nuevo Papa.

 

“El camino de los católicos en nuestro continente está marcado por la rica experiencia de la teología de la liberación. En Brasil, en particular, vivimos una fructífera coexistencia ecuménica con la Iglesia Católica Romana, que es una de las cofundadoras de CONIC. Cabe esperar que el nuevo Papa siga fortaleciendo nuestro peregrinaje ecuménico”, afirmó Bencke.

 

“La elección de Bergoglio confirma la dirección tomada por la Iglesia Católica Romana bajo el pontificado de Benedicto XVI”, comentó el obispo Frank de Nully Brown de la Iglesia Evangélica Metodista de Argentina.

 

Para el pastor Nestor Paulo Friedrich, presidente de la Iglesia Evangélica de Confesión Luterana de Brasil (IECLB), “esta elección podría significar sorpresas, cambios y oportunidades”. Reiterando el compromiso ecuménico de su iglesia, Friedrich expresó su esperanza de que el nuevo Papa valore el diálogo.

 

Asimismo, el dirigente luterano dijo que oraba por que la elección del papa Francisco I “contribuya al desarrollo de la comunidad católica romana y del mundo, a establecer y alentar colaboraciones ecuménicas renovadas, y a fortalecer el diálogo en aras del testimonio común del vibrante Evangelio de Jesucristo”.

 

Las reacciones de los argentinos acerca de la elección son bastante divididas. Por una parte, se acusa a Bergoglio de no haberse pronunciado contra las violaciones de derechos humanos durante la época de la dictadura militar, mientras que, por otra parte, muchos proclaman que en ese mismo período el obispo ayudó a cientos de personas a escapar de la cárcel y la muerte.

 

El papa Francisco I indicó las orientaciones que tomará durante su pontificado en un discurso en el que se dirigió a la multitud congregada en la Plaza San Pedro el 13 de marzo.

 

“Y ahora, comenzamos este camino: obispo y pueblo. Este camino de la Iglesia de Roma, que es la que preside en la caridad todas las iglesias. Un camino de hermandad, de amor, de confianza entre nosotros. Pidamos siempre por nosotros: los unos por los otros. Recemos por todo el mundo, para que haya una gran hermandad”, dijo el nuevo Papa.

 

Léase también:

 

El secretario general del CMI felicita al nuevo Papa (Comunicado de prensa del CMI del 13 de marzo de 2013)

 Grupo Mixto de Trabajo con la Iglesia Católica Romana

Más información sobre la cooperación entre el CMI y el Vaticano