World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Documentación / Calendario de oraciones / Brunéi, Malasia, Singapur

Brunéi, Malasia, Singapur

Brunéi, Malasia, Singapur

Tiana Hsing, de Malasia, YATRA 2017.

22 - 28 de noviembre de 2020

Intercesiones

Damos gracias por:

  • Las iglesias protestantes, católicas, ortodoxas y evangélicas, y por los consejos de iglesias de Malasia y Singapur, que han dado testimonio del Evangelio y han ministrado a grupos discriminados y marginados.
  • El desarrollo económico, que ha mejorado el nivel de vida de muchos.
  • Las políticas y prácticas que buscan proteger el medio ambiente y sus recursos.
  • Los que han buscado aumentar la armonía étnica y religiosa.

Oramos por:

  • Un gobierno más justo, participativo y democrático.
  • Un desarrollo económico diseñado localmente que disminuya las desigualdades y proteja los recursos naturales.
  • Una mayor comprensión y cooperación étnicas y religiosas.
  • La creación de identidades y aspiraciones nacionales que incluyen verdaderamente a todos los pueblos diversos de estos países.

Oraciones

Dios de vida,

tú que nos has puesto en esta tierra para anunciar tu reino de amor y compasión, 
perdónanos si nuestro testimonio social no ha logrado construir puentes de paz y entendimiento entre los diferentes pueblos.

Haz que se amplíen los espacios de entendimiento, tolerancia y armonía entre las diferentes comunidades étnicas y religiosas.

Haz que tu Iglesia en Malasia profundice en su capacidad para trabajar por la paz, para ser profética en la defensa de la justicia y para obrar por mantener una comunidad de dones e intercambio con todos los pueblos.

Te rogamos que reines en nuestros corazones y revitalices nuestros esfuerzos en aras del bien, 
por la gloria de tu Santo Nombre, Jesucristo, nuestro Señor. 
Amén.

(© 2014 Consejo Nacional de Iglesias de Malasia)

 

Señor,
Mantén a nuestras iglesias comprometidas con el testimonio de tu inmenso amor por la humanidad.
Líbranos de la intolerancia y de todo lo que impide que otros busquen seguir tu camino.
Bendice nuestro país y guía a nuestros líderes políticos para que actúen de acuerdo a los intereses del pueblo y para que los frutos de su labor sean abundantes.
Que tu gracia guíe a nuestros sacerdotes, pastores y ministros para que sean diligentes en el estudio de tu Palabra y en el desempeño de la labor a la que están llamados.
Amén.

(Lee K. Tham, Singapur, septiembre de 2014)


Te alabamos por la belleza que nos rodea,
por la infinita variedad de tu creación:
los cielos, las montañas, los valles
las llanuras, los ríos y los mares.
La generosidad de tu creación suma riqueza y providencia
a nuestra vida cotidiana.

Te damos gracias por el don de la vida
y las oportunidades que tenemos al compartir tus propósitos
como mayordomos de la creación.
Danos tu gracia, a través del espíritu dador de vida,
para que no neguemos nuestra responsabilidad
en la preservación de tu creación.

Tu Hijo, nuestro Señor, vino a este mundo en forma de Jesús
para que podamos ver con claridad tu amor en acción
y tu poder sobre el mal, el pecado y la muerte.
Enséñanos e inspíranos, Señor,
a no tener miedo al poder de aquellos
que son codiciosos y se abusan de los recursos
de tu creación y de los demás.

Con el amor de Jesús en nuestros corazones
podemos transformar toda situación humana
en algo que sea bueno y aceptable a tu mirada.
Dios de amor, al mirar el futuro,
aumenta nuestra fe y confianza
en tu trabajo en la historia.
Tú cuidarás de los pobres e impotentes,
tus profetas hablarán en contra de las injusticias
y tu pueblo se abrazará en amor
por causa de Jesucristo.

Sólo pedimos
que la iglesia se más valiente que cautelosa,
que no permanezca en silencio
cuando el pueblo está sufriendo.
Que la iglesia no se “cruce a la vereda de enfrente”
cuando esta tierra quebrantada espera su restauración.

Te alabamos, Dios Creador, porque todavía sigues haciendo
todas las cosas nuevas a través de Jesucristo, nuestro Señor.

(Oración de la comunidad de una Iglesia Indígena en Malasia. In: Week of Prayer for Christian Unity 1999 p.24)

Canto